facebooktwitterinstagram

logo

Receta de Helado Saludable

helados sin azucar

Sólo necesitarás una única herramienta, un recipiente para hacer helados o polos, un molde. Los podemos encontrar de todos los tipos y tamaños, generalmente son de plástico y no son para nada caros ni difíciles de encontrar.

1. Helado de refresco:

Para comenzar éste posiblemente sea el más sencillo de realizar ya que consiste en seleccionar nuestra bebida refrescante preferida como sería por ejemplo la Coca-Cola Zero y añadirla en nuestro molde con su palito correspondiente y dejarlo congelar en nuestro refrigerador.

2. Helado de frutas:

Otro también facilito y que consiste en hacer lo que hemos hecho con el anterior siguiendo los mismos pasos, eso si decidimos hacerlo con jugos envasados.

La cosa cambia cuando nos aliamos con nuestro exprimidor o licuadora, ahora sí que necesitaremos la ayuda de nuestra creatividad a la hora de realizar nuestras mezclas y nuestros mejores sabores. ¡Ahí va un listado de combinaciones deliciosas!

– Naranja: Al tratarse de un helado, le podemos añadir uno o dos sobrecitos de Stevia, batimos bien y repartimos en los moldes. Súper fresco y bueno.

– Naranja y pepino: Os puedo asegurar que no me he vuelto loco, pero con la ayuda de nuestra licuadora obtenemos el jugo del pepino que es dulcísimo y realmente proporciona un sabor junto con la naranja espectacular. Quizás no obtengamos el color más agradable del mundo, pero sí un sabor que te sorprenderá.

– Naranja y zanahoria: Otro sabor que es un auténtico espectáculo, con la licuadora obtenemos el jugo de la zanahoria que mezclado con el de la naranja exprimida y un sobrecito de Stevia, de nuevo otra combinación explosiva por lo que su sabor representará en nuestro paladar.

– Manzana: la manzana de por sí sola esta exquisita pasada por la licuadora, es cierto que se nos oxidará pero su sabor no cambia y con un sobrecito de Stevia buenísimo.

Te he dicho unas cuantas combinaciones para hacer helados de frutas, pero esta pauta debe ir mucho más allá junto con tu creatividad. Manzana con naranja, zanahoria con manzana, manzana con pepino, papaya, melocotón, kiwi, limón… ¡Incluso con apio!

Son dulces, fáciles de hacer, sanos y sin azúcar. Además, aportan vitaminas y diferentes propiedades y nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

3. Helado de yogur:

Éste es otro muy tradicional y delicioso a la vez, nuestras madres nos lo habrán hecho más de una vez cuando éramos pequeñ@s pero solo hace falta nuestra creatividad para mejorar la receta. Nosotros te lo mostraremos con fresas.

Nos serán necesarias unas 4 fresas medianitas para hacer la mezcla con unos tres yogures.

Añadimos 3 fresas en un recipiente donde posteriormente batiremos.
Las batiremos intentando que queden lo más liquidas posibles
A continuación añadiremos un sobre de Stevia y batimos un poco más para mezclarlo todo bien.
Ahora añadiremos los tres yogures y batiremos con la intención de que nos quede de un color más bien rosado (variará la intensidad según el tamaño de las fresas).
Añadimos uno o dos sobres más de Stevia según nuestro gusto y volveremos a batir bien para repartir bien en toda la mezcla.
La fresa sobrante la cortaremos a trocitos pequeños a poder ser lo más peques posibles.
Los añadimos, movemos bien (sin batir, solo para mezclar), lo abocamos en nuestro molde y al congelador.
¡Listo!

4. Helado de leche con galletas:

Una delicia para el más dulzón y apasionado de la casa es el helado que te quiero traer a continuación. Podemos pensar que es el más complejo pero nada de eso, es sencillo si seguimos los pasos que te traigo a continuación.

Los ingredientes básicos son: Galletas sin azúcar, cacao puro en polvo, leche y Stevia.

En un recipiente donde batiremos añadimos un vaso y un 1/4 de leche.
Añadimos una cucharada pequeña de café del cacao puro en polvo y dos sobrecitos (te recomiendo) de Stevia.
Batimos la mezcla.
Añadimos unas tres o cuatro galletas sin azúcar hechas pedacitos con los dedos.
Removemos y esperamos obtener que la leche se quede junto con la galleta un poco pastosa y entonces es cuando añadiremos la mezcla al molde.
Dejamos congelar y lo tendremos listo.
Es posible que según las cantidades y el tipo de galleta se nos vaya al fondo quedando al sacar el helado del molde toda la mezcla más hacia el principio. Pero no pasa nada porque ya verás que estará delicioso de todos modos.

Be Balance

Mente + Cuerpo

Contacto

Chris Naffah
email: info@bebalance.mx

facebooktwitterinstagram